La plaza de España se abarrotó para escuchar el pregón de Mario Masiá