El bando cristiano calienta motores con la Entraeta