La media luna nos regaló una entrada espectacular