El colegio Miguel Hernández pudo recaudar lo suficiente para cumplir el “sueño” de Selena