“El Langui” encuentra en San Vicente los valientes que buscaba