Santa Pola fue un destino talismán para Arcoraspeig