Sandra y Blue, una pareja inseparable en el mundo de la doma clásica