La inagotable cantera del Rítmica San Vicente vuelve a deslumbrar