La diferencia de meter o no la “pelotita”

El Raspeig De sobra es conocido que en el fútbol sala, el jugar bien no es sinónimo de ganar partidos, que por más ocasiones que se tengan no siempre te llevas el gato al agua, es decir, los tres puntos.