Dos vecinos de San Vicente recorren más de 3000 kilómetros en un Seat Marbella del 92