Carlos Ordóñez, el coleccionista de títulos de mayor proyección