Antonio Picó, de menos a más en la subida a Ibi