101 kilómetros en una prueba mítica