Vicente López lleva sus poesías al rock