Un cine con encanto tradicional que sigue siendo la “esperanza” de los sanvicenteros