San Vicente retumbó al ritmo de Primitivo