San Vicente fue testigo de un Encuentro tan tradicional como emocionante