San Vicente celebró por todo lo alto el Domingo de Ramos