Los Visigodos abrieron la entraeta en una espectacular carroza