La calle se impregna de la vitalidad del espíritu infantil y juvenil de los libros

El Raspeig Las historias de los libros volvieron, por un día, al lugar de donde surgieron muchas de ellas: la vida de la ciudad.