La alférez Contrabandista cerró la marcha cristiana