Una veintena de niños y niñas han participado en el taller de bolillos

La mejor manera de preservar una tradición es hacerla popular entre los más jóvenes de una sociedad. Ello son los que deben portar los conocimientos y secretos que atesora un arte como el de los bolillos de gran arraigo en nuestro municipio