Un sanvicentero nominado a los Goya