Un pleno descafeinado para acabar el año