Un coche queda semi-sepultado por los escombros de una obra

Los obreros que instalaban un cable eléctrico para la compañía Iberdrola, en la calle Ramón y Cajal, enterraron literalmente a un vehículo estacionado junto a la acera para realizar la obra.