San Vicente es pionero al implantar la contabilidad analítica para racionalizar sus recursos