Queda desierto el contrato para comprar viviendas de alquiler social