¡Qué fuente tan salada!

Aunque no es carnaval algún “simpático”, no conforme con que la fuente esté pintada de rosa, decidió colocarle un disfraz de salero.