No ha sido un verano más para Joana y Frank