Los usuarios de la zona infantil del Parque Juan XXIII lamentan su estado de conservación