La gota fría se llevó diez mil euros