Hasta siempre, Miguel

Te fuiste una mañana gris, sin más, dejando un adiós amargo flotando en el aire, demasiado pesado y opresivo para soportarlo.