El sueño de ser dama del Foc que acabó en pesadilla