El segundo premio de la lotería nacional sonríe a San Vicente