El pleno extraordinario pone fin al año político