El Ayuntamiento sólo compra una vivienda para uso social y seguirá con el proceso mientras estudia la opción del alquiler