Una investigación de la Universidad de Alicante demuestra que los edificios de la costa alicantina construidos en los sesenta y setenta no resisten la acción de un terremoto