Un equipo de investigadores españoles desarrolla arena que produce luz blanca similar a la del sol