Tres alumnas de la Universidad de Alicante acceden a una oportunidad laboral gracias a un programa de prácticas remuneradas