Las playas abiertas al viento de levante son potencialmente peligrosas para los bañistas por las corrientes de resaca