La Universidad de Alicante participa en un proyecto europeo que ahorrará tiempo reciclando traducciones existentes la web