La Universidad de Alicante ensaya la resistencia de las redes usadas en el Mundial de Fútbol de Rusia