La UMH presenta un exoesqueleto robótico que permite a personas con discapacidad volver a beber o comer de forma autónoma