La producción de espirulina se suma a las empresas de base tecnológica creadas en la Universidad de Alicante