Investigadores del Instituto de Neurociencias identifican nuevos mecanismos que contribuyen al desarrollo de la discapacidad intelectual