El Hospital de Sant Joan adquiere una máquina para mejorar la viabilidad de los órganos de donantes a corazón parado